Doblegados

Pero el gesto más cobarde es sin duda, fotografiar a los que no te pueden ver, a los que no tienen derecho de réplica, a los que la ciudad directamente los ha tumbado, les ha hecho flaquear las piernas y les ha hecho conocer el sentido de la conocida expresión “morder el asfalto”.

Anuncios

Pobreza tras el cristal

Y cobarde me siento cuando, de la misma forma, y no solo parapetado tras la protección de la cámara, sino a través del reflejo traidor del espejo, no me atrevo a mirar la miseria de la ciudad a los ojos. Desafortunados que necesitarían que la ciudad fuese algo más que ríos de gente sin alma, solo encuentran la atención de un pixelador asustado incapaz de intercambiar miradas directas con la pobreza.

Multitudes

_IGP1105

 

A otros, las multitudes de las ciudades, plagadas de gente anónima que va de un lado para otro sin fuerzas para detenerse, les producen el sentimiento de sentirse cigarras en un mundo de ejércitos de hormigas. Pararse un segundo, apoyarse en una pared y dejar pasar la multitud, puede ser la única forma de no sucumbir a ser masa.