Camino al bosque

 

Las luces tamizadas entre los senderos de plataneros nos conducen a las estribaciones cercanas de los bosques de montaña. La naturaleza empieza a mostrarnos la complejidad de sus composiciones. Los árboles se entrecruzan, las simetrías son prácticamente imposibles y aquí el enfoque no se centra un motivo principal. Forzar recorridos para la mirada, virar a sepia para eliminar elementos innecesarios.

Campos al amanecer

Por la mañana todos los paisajes parecen límpidos, la mañana levantan los ánimos del viajero, y los campos intermedios preparan la mirada a los nuevos tonos y matices que la naturaleza nos aportará. Los grises y marrones de asfalto y paredes, los rojos y azules de los neones urbanos, nunca nos prepararán lo bastante como para acostumbrarnos a los miles de tonos de bosques y campos.