Templete

 

 

 

 

En la ciudad, como ya he dicho en otras ocasiones, encontramos remansos de paz, templetes clásicos donde aislarse, rincones donde colgar las botas y leer un buen libro. Burbujas para los heridos, vendajes para los llagados, tiempo para los acabados. En una vieja calle de Narbona encontré uno de esos palacetes de paz. Los convalecientes habían llegado en bicicletas. Había dos de ellas apoyadas en la pared, dos sillas gemelas donde reposar  y un misterioso paquete en la escalera. Sin duda en el interior del templete se estaba viajando a Ítaca.

 

 

 

 

Anuncios

2 thoughts on “Templete

  1. Angel 30 de septiembre de 2011 / 6:14

    De postal, me quedo con la primera, sin duda.

  2. Angel 30 de septiembre de 2011 / 6:16

    Por poner un pero, el cielo al estar totalmente quemado, hace que resalte bastante, si lo ocureces o le pones unas nubes genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s