Poco para ser feliz

En un precioso parque de la ciudad de Tours en Francia me encontré con este señor que me hizo reflexionar sobre las pocas cosas que se necesitan para ser feliz. En una única imagen se resumían la mayoría de cosas que tras mi jubilación (confiaremos en llegar a ella) desearé hacer en una tarde cualquiera de mi vida.

Una bici sencilla con la que desplazarme y hacer un mínimo de ejercicio. Un parque tranquilo al que llegar. Una sombra hermana, un banco y una actitud. Una buena novela con la que seguir viajando. Y una buena música con la que cerrar los ojos y volar tras la lectura.

Recuerdo un viejo poema que me regalo hace años Sergi Gros, un amigo de los de siempre. Hablaba de las pocas cosas que se necesitan para ser feliz si realmente se quiere serlo. Tengo que localizarlo en las antiguas carpetas.

Hoy me he dado un gustazo y me he comprado lo que creo que es una buena novela para releer quizás en una escena similar dentro de unos años.

“Mil otoños” de David Mitchell. Con sus “Escritos fantasmas” disfrute como pocas veces había hecho con un libro. Recomendación de Sergi, por supuesto.

Anuncios

One thought on “Poco para ser feliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s