Crónicas de la mano izquierda: Llorando II

Llorando II - Jose Antonio Rodríguez - 2015

3 thoughts on “Crónicas de la mano izquierda: Llorando II

  1. moncat 5 de enero de 2015 / 22:08

    Parece que Clara llama la atención de sus padres por una supuesta contrariedad con el juguete de turno, no hay mejor y más clara forma de decirlo que mediante un berrinche, que destroce los oidos y ponga a prueba esta tarea de educadores, de las que algunos padres dimiten con frecuencia. En esta ocasión, el padre reacciona mediante una foto que dentro de unos años mostrará a Clara, seguramente cuando ella sea ya adulta, momento en que los ojos de una y otro se humecederan tiernamente.

    • Jose Antonio Rodríguez 5 de enero de 2015 / 22:40

      Bueno, en realidad Clara pasa una etapa de Mamitis aguda, y del papi le molesta casi todo así que necesita poca excusa para ponerse a llorar conmigo, eso si, puro cuento. No recuerdo que le pasaba esta vez, pero vaya, papa sabe que da igual lo que le diga yo, no recibe consuelo mio, así que le puedo hacer fotos sin remordimientos.

  2. José Luis González 6 de enero de 2015 / 10:39

    ¡Qué tiernos son esos momentos vistos desde la distancia! En realidad no tienen ninguna importancia, siempre que no se salgan demasiado con la suya. La imposición de límites es lo más sano que existe. Bueno psicológica y emocionalmente. Curiosamente no añoro demasiado la etapa de niñas de mis hijas. Tenemos muchas fotos de cuando eran bebés y niñas como tu Clara. A ellas les encanta verlas. Hazles muchas fotos porque para tus hijos serán verdaderos tesoros. A mí, ya te digo que las miro con curiosidad y no puedo creer que en algún momento fueron así. Otro experimento muy interesante que yo recuerdo es archivar sus dibujos y ver la evolución de sus trazos a lo largo de varios años para ver cómo va cambiando su percepción del mundo. Luego se puede montar un power point con ellos y ver sintéticamente cómo ha evolucionado su dibujo. Es un ejercicio fascinante. Grabar su voz es increíble. Grábala. Dentro de diez o doce años te parecerá increíble. Podemos constatar como han cambiado físicamente porque lo vemos en las fotos, pero la evolución de la voz es algo que nos conmueve todavía mucho más que su aspecto físico. Oír la voz de nuestros hijos es algo próximo a la congoja. Eso sí que me conmociona. Porque su voz cambiará profundamente, tanto que no puedo reconocer como suya la que tenían a los cinco o seis años. Es alucinante. La nuestra evoluciona más lentamente. Y durante años permanece idéntica. Grabar la voz con sus dibujos puede ser un ejercicio que te deje conmocionado dentro de equis años. Tremendo y terrible. Alucinante.

    Me gusta la foto. Puro momento emotivo de mamitis. Es cierto que hay etapas en que a los padres nos rechazan y solo quieren a la madre. A mí Clara me ignoraba y yo me cabreaba como un mono, jajajajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s