Crónicas de la mano izquierda: Pillado

Pillado - Jose Antonio Rodríguez - 2015

Pillado II - Jose Antonio Rodríguez - 2015

5 thoughts on “Crónicas de la mano izquierda: Pillado

  1. José Luis González 25 de enero de 2015 / 17:00

    El contacto visual es un instante revelador y sorpresivo. Yo intentaba evitarlo en mis fotos callejeras aunque con frecuencia se daba. Me convence más la visual del niño con tu cámara que la de la muchacha que me resulta más anodina, menos expresiva. Ella parece una ameba en su reacción, mientras el niño creo que te mira con curiosidad, no tanto con desconcierto o sorpresa. Él te está mirando a su vez tal vez preguntándose quién eres o qué haces. Dicen que no hay que fotografiar a los niños por bla bla bla, que hay que renunciar a las fotos en que aparecen. Legalmente hay un entramado que lo dificulta o lo impide abiertamente, pero qué riqueza hay en sus rostros, en sus ojos, en sus reacciones como la de este niño que va a caballito de su papá y te ha pillado, pero no te mira ni con ira, ni con desconcierto, no. Los niños se maravillan de ciertas cosas pero otras les son propias de su mundo en que suceden hechos que para los adultos son incomprensibles. Me gusta la diagonal entre los ojos del niño y los tuyos y ese contrapicado es bueno. Lástima que la foto haya salido algo movida aunque eso también forma parte de la imperfección.

      • Jose Antonio Rodríguez 25 de enero de 2015 / 20:09

        Ya he acabado, las crónicas, me he cansado de ellas, además, pronto volveré a trabajar así que hay un cambio de etapa. Volveré a programar un chorro de entradas de las tradicionales, realizadas con la mano derecha del año pasado.

  2. Franc Hesk 27 de enero de 2015 / 0:02

    A mi me gusta más la foto superior en blanco y negro. Creo que no encaja con el título. No estoy seguro si la chica está convencida de si está siendo fotografiada o no. Veo desconcierto, perplejidad en su mirada y en el gesto de su boca. Intenta hacer un simulacro de pose, instintivo, para la cámara, pero no está segura de si está siendo fotografiada; le desconcierta la posición de la misma. Escudriña el objeto y no saca nada en claro. Es esta inseguridad en su rostro mezclada con la coquetería de un intento de pose lo que me gusta, en contraste con la amiga que no ha percibido nada.

  3. Angel 16 de febrero de 2015 / 7:23

    Es un punto de vista diferente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s