Cala Fugada

Cala Fugada - Jose Antonio Rodríguez - 2016

8 thoughts on “Cala Fugada

  1. Joselu (@olahjl) 4 de enero de 2016 / 17:54

    En la primera visión de esta foto he sentido burbujitas en el estómago. Me atrae esta fuga que me recuerda la fotos fugadas también de los árboles y el bosque de hace unos meses, antes del verano. Puf. Una cala entrevista y difuminada por el juego del zoom. Bien encuadrada y bien resuelta. Sin embargo, después de realizar varias así siguiendo tu estela en el bosque, sentí una cierta saturación de este efecto y añoro fotos sin efectos, claras y nítidas, bien ideadas.

    El otro día, hace dos, se hizo famosa una foto en la calle de un reportero que había fotografíado la intervención de la policía y los servicios médicos atendiendo a algunos borrachos entre los que había uno en el suelo estirando su mano hacia una botella. Tal vez la hayas visto. Era una escena sencilla fruto del azar pero estaba construida como una obra clásica y levantó enorme seguimiento en las redes sociales. Evohé, ahí había una buena foto. Estos días tengo de nuevo. La cámara en mis manos y me siento extraño con ella. Hago fotos a Rosa Mari y a personas que estuvieron en la Nochevieja con nosotros. Algunas están bien, pero es un tipo de foto que cualquiera que tiene un teléfono móvil puede conseguir con una buena iluminación y tal.

    Estamos en un hotel de Castelldefels solos. Hoy hemos ido a Sitges a dar una vuelta y comer. Mis hijas están con la abuela en casa. Llevo la cámara pero solo para fotografíar a RM que no se gusta porque ha engordado y la cara le sale como le sale.

    Leo sobre la India, sobre el sur de la India. Empiezo a meterme en canción. He de leer muchísimo antes de ir. Quiero ir bien preparado. Y de de refrescar mi ingles, claro, que está más que oxidado. Pienso en el siguiente viaje que querría hacer y lo que más me viene a la cabeza es hacer la ruta del Transiberiano hasta Vladibostok. Veremos. Estoy leyendo sobre Chernóbil un libro estremecedor. También me gustaría visitar aquello, en lo que pasó algo tremendo cuando yo en el año 1986 apenas me di cuenta absorbido por el día a día. Trabajaba en Manlleu.

    • Jose Antonio Rodríguez 4 de enero de 2016 / 20:06

      He visto la foto que me comentas, en ella se juntan un par de escenas que hacen la foto realmente curiosa y divertida, aunque creo que tampoco es para tanto. Vaya, en comparación con las fotos de las grandes maestros clásicos, se entiende, no en comparación de mis fotos.

      Lo del transiberiano también atrae muchísimo, sin duda, siempre lo he pensado. Que envidia lo que te espera tras jubilarte, una maravilla, planes y más planes a desarrollar libremente enfocados además desde las diferentes facetas en las que te mueves como pez en el agua. Lo de Chernobil si que no me atrae nada. La lectura sobre lo acaecido allí.

      Estos días estoy leyendo un libro increíble. Una obra maestra pensado para un perfil muy concreto como yo, me está encantado y lo lea casi con devoción, en pequeñas dosis, por el miedo a que se acabe demasiado pronto. Aunque sin duda será una lectura a la que volveré porque en ella tengo que aprender muchísimas cosas.

      Se llama “En un metro de bosque” del autor David G. Haskell.

      • Joselu (@olahjl) 4 de enero de 2016 / 21:30

        Ya tengo el libro que te está fascinando. Lo acabo de comprar. He leído una recensión y me ha atraído. Imagino que te gusta porque está ambientado en el bosque, ese espacio especial y mundo personal tuyo.

        Estamos en el hall del hotel donde hay conexión wifi. Rosa Mari mira una serie en su móvil y yo escribo. Mi serie de engendros poéticos ha acabado. Una mirada al pasado y una mirada al futuro. Esto último es lo que más me interesa. Creo que lo mejor tiene que venir todavía. Mi problema son los altibajos anímicos, pero eso es un problema muy común.

        Me imagino haciendo Street Photography en la India, y qué gozada, pienso. Me llevaré varias tarjetas.

        Rosa Mari me ha regalado una biografía de Rainer María Rilke, un poeta de Praga que me interesa mucho. También tengo que leer El dios de las pequeñas cosas (que ya leí hace unos años) porque se sitúa en Kerala, uno de los estados del sur que voy a visitar (si todo va bien, claro). Pueden suceder tantas cosas… Una alumna marroquí me ha escrito hoy unas palabras sobre el libro de lectura del trimestre. Su hermano de veinticuatro años se tiró a una piscina sin fondo y se fracturó la médula y quedó parapléjico. Este pasado verano. Su hermano era el que llevaba algo de dinero a casa. Ahora toda la familia tiene que atenderlo sin medios. No duerme por los dolores, tienen que limpiarlo, ponerle a hacer pipi, caca… Este es el panorama que tiene esta muchacha a la que aprobé la materia de lengua porque me parecía inmoral suspenderla.

        SÍ, lo de mi cambio de actividad (me aterra eso de jubilación) es estimulante. Entiendo que empiezo otra tarea profesional distinta. Y que será apasionante. Quiero que lo sea.

        Un abrazo.

      • Jose Antonio Rodríguez 4 de enero de 2016 / 21:47

        Madre mía que historia la que me cuentas, la de tu alumna. Mi mujer cuenta historias de estas muchas veces, de los alumnos que tiene, es terrible. Yo aunque a lo mejor no lo parezca soy hipersensible a estas cosas. Recuerdo que el primer libro que me impacto de forma adulta quizás a los 14 o 15 años fue “La ciudad de la alegría” de Dominique Lapierre y Larry Collins creo. Supongo que lo habrás leído, es muy antiguo y va de la India, hay una película sobre eso. A lo mejor a día de hoy te parecerá pasteloso, pero cuando lo leí a los 14 me dejo absolutament horrorizado, creo un fuerte impacto en mi. Pensar que hay familias allí que luchan por un trozo de suelo que es su hogar, dios!!!.

        La biografía que citas también me interesa. La había visto y también me atrae. Se poco de su obra, pero se que es un poeta de absoluta referencia. De joven leí una de sus obrar más importantes. Creo que se llama algo así como “Carta a un joven poeta” y me atrajo mucho. Ya contarás.

        A lo mejor el paseo en el bosque a tí no te interesa, pero creo que sí, explica cosas super interesantes.

  2. moncat 4 de enero de 2016 / 21:24

    Me ocurre algo parecido a lo que comenta Joselu. Vengo del blog de Toril, y me quedo absorto en sus trabajos, con una componente de edición que si bien le da un aire “artístico” me cansan, ahí en este terreno, todo cabe, no le quito mérito, no, simplemente me quedo absorto pero no me produce sensaciones emotivas, que es lo que se espera de un trabajo artístico. Creo que hay que ser la hostia, para añadir componentes, en este caso, de procesado o edición que se complementen con la composición de la imagen real, para crear otra más potente, sugerente, emotiva, etc., al menos para lectores básicos como yo.
    Esto, o algo parecido, me produce la imagen que nos propones, si la veo como un ensayo, un juego, un guiño, bien, si es una propuesta final, supuestamente trabajada, me deja frio.
    Puede que sea por mi forma de ver la fotografía, en general, disfruto mucho más, por ejemplo, con tu anterior entrada, me gusta ver la relación que veo o intuyo entre la escena y el fotógrafo, aparte del color o sombras y matices, composición, etc…que, por cierto, me encanta la segunda.

    • Jose Antonio Rodríguez 4 de enero de 2016 / 21:34

      Gracias Moncat y Joselu por estos comentarios menos halagadores porque son los que te hacen crecer y constatar aspectos que hace tiempo que vengo observando o notando. Un cierto estancamiento por hacer siempre el mismo tipo de fotografías, el mismo tipo de efectos y en los mismos escenarios. Que a día de hoy son mis paisajes y escenarios, pero que sin duda voy a tener que ir revisando para no caer siempre en lo mismo. En fin, muchas gracias por estos empujones.

  3. xuanrata 5 de enero de 2016 / 14:49

    Es un experimento este del zoom que resulta estimulante, sobre todo al principio, pero enseguida te das cuenta de que conseguir un buen resultado es más dificil de lo que parece. Yo también hice alguna tentativa:

    http://xuanrata.blogspot.com.es/2013/11/marejada.html

    Pero no continué. Aun así yo creo que esta parte lúdica y un poco traviesa de la fotografía debe tenerse siempre presente: disfrutar mientras se practica aunque luego el resultado no sea más que alimento para el olvido.

    • Jose Antonio Rodríguez 5 de enero de 2016 / 20:30

      Je, je, muy buena tu foto como me he comentado Tu es que llevas poco tiempo pasando por aquí pero Joselu y Moncat que llevan más tiempo saben que abuso bastante del tema de la abstracción, sobretodo en bosques, donde pruebo de todo, pero también en el mar, o incluso en urbana. Casi que hago más fotos experimentales o movidas que normales. Tengo que empezar a cambiar esa tendencia porque aunque yo disfruto mucho probando cosas de estas tampoco es plan de mostrar siempre este tipo de fotografías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s