Pues eso!!!

Pues eso - Jose Antonio Rodríguez - 2013

Sin duda tras la muerte de Paco de Lucía la primavera va a tardar más en llegar. Desde la adolescencia soy un enamorado de la guitarra flamenca a la que llegue escuchando la magnífica velada de su concierto “Live one summer night”. Después de eso, me empape de su figura y su arte. Creo que no me podría haber afectado más la muerte de ninguna otra persona famosa. Desde su playita en Mexico, jugando a fútbol con sus nietos, se va un pedacito de mi mundo.

La sonrisa de la libélula

De una excursión reciente a un riachuelo de la zona junto a mi pequeño Martí y al compañero Ángel Gallardo y su familia. Darse un refrescón mientras vas haciendo fotografías de libélulas resulto ser todo un placer. La verdad es que no tengo ningún objetivo realmente macro, ni un flash que me sirva para este propósito, así que esta primera incursión en la fotografía de estos increíbles insectos, quedo como quedo, pero bueno, dentro de las zonas quemadas, en este caso me hizo gracia el hecho de que el animal parece sonreírme  A lo mejor resultan que son más coquetos de lo que creemos.

 

Araña

En el verano del 2010 estuvimos unos días haciendo turismo rural en una deliciosa casa del pequeño pueblo de Ituren en el valle de Baztan navarro. Yo soy bastante inquieto en esto de los viajes y reconozco que soy el típico que quiere estar siempre visitando esto y aquello. Vaya que como nunca se sabe si uno va a volver al lugar visitado siempre quiero abarcar el máximo de sitios visitados. La fotografía supongo que no ha hecho más que agravar ese tema, y en ese sentido, y si no me contengo, las vacaciones pueden llegar a ser una experiencia más bien estresante. Supongo que con la edad este tema se irá suavizando y que poco a poco voy a aprendiendo a saborear los pequeños viajes no queriendo abarcar tanto. En la fotografía supongo que se me podría aplicar los mismos vicios. Fotografió demasiado y a veces me debería parar a pensar más si lo que estoy fotografiando merece realmente una fotografía. Aquello de que si que la foto que vas a hacer no la colgarías en tu salón no la hagas.

Pero volviendo a aquel verano, en esas vacaciones no fuimos solos a Navarra, y al ir con familiares tuvimos que adaptarnos a unos ritmos de vida más sosegados. Además la casa y su entorno lo merecían. Rodeada de hermosos prados y caminos con encanto me pasaba las tardes paseando tranquilamente haciendo fotos de detalles. En concreto me dio por fotografiar arañas de las que encontré ejemplares de diferentes especies en los arbustos. La que os enseño en la foto pertenecía a una especie que creaba una especie de conos de seda muy curiosos refugiándose siempre al fondo de los mismos.