Puente en Señorío de Bertiz

Puente romántico en el jardín botánico que existe en el Señorío de Bertiz en Navarra. Situado en al Valle de Baztán sin duda se trata de uno de los bosques más espectaculares de los que he conocido en España. La finca por lo visto en su día era una finca particular y consta de un notable jardín botánico con infinidad de especies sobretodo de árboles y en el exterior un increíble hayedo por el que se pueden realizar diversas excursiones. Un lugar al que sin duda volveré.

Escribiendo en el parque

Realizada en el mismo parque de la ciudad de Tours que el de esta entrada parece ser que este parque y especialmente en el buen clima del verano nos motiva a todos a realizar lo que realmente nos gusta. Unos descansan mientras escuchan música, otros fotografiamos a personajes varios, y otros escriben en sus pequeñas libretas. La foto obviamente tiene los colores muy saturados pero esa era la intención en este caso.

Poco para ser feliz

En un precioso parque de la ciudad de Tours en Francia me encontré con este señor que me hizo reflexionar sobre las pocas cosas que se necesitan para ser feliz. En una única imagen se resumían la mayoría de cosas que tras mi jubilación (confiaremos en llegar a ella) desearé hacer en una tarde cualquiera de mi vida.

Una bici sencilla con la que desplazarme y hacer un mínimo de ejercicio. Un parque tranquilo al que llegar. Una sombra hermana, un banco y una actitud. Una buena novela con la que seguir viajando. Y una buena música con la que cerrar los ojos y volar tras la lectura.

Recuerdo un viejo poema que me regalo hace años Sergi Gros, un amigo de los de siempre. Hablaba de las pocas cosas que se necesitan para ser feliz si realmente se quiere serlo. Tengo que localizarlo en las antiguas carpetas.

Hoy me he dado un gustazo y me he comprado lo que creo que es una buena novela para releer quizás en una escena similar dentro de unos años.

“Mil otoños” de David Mitchell. Con sus “Escritos fantasmas” disfrute como pocas veces había hecho con un libro. Recomendación de Sergi, por supuesto.