Bosque de hayas

Y por fin llegamos al terreno absoluto de la haya, al bosque por excelencia sin domesticar. La niebla continúa empañándonos la mirada pero, como elemento tamizador de paisajes, se convierte en nuestro mejor aliado. El arroyo baja risueño camino a tierras que ya hemos dejado atrás donde llegará muerto. Pero de momento se nos muestra grácil y generoso en posibilidades fotográficas.

Multitudes

_IGP1105

 

A otros, las multitudes de las ciudades, plagadas de gente anónima que va de un lado para otro sin fuerzas para detenerse, les producen el sentimiento de sentirse cigarras en un mundo de ejércitos de hormigas. Pararse un segundo, apoyarse en una pared y dejar pasar la multitud, puede ser la única forma de no sucumbir a ser masa.