Beethoven

Beethoven - Jose Antonio Rodríguez - 2017

Anuncios

Estábamos todos

El 29M en Barcelona estábamos todos, no me cabe, duda, y no solo los violentos como han ordenado a los medios oficiales transmitir. Estaban los perroflautas, estaban los siniestros, los yayoflautas, los niños, lo sindicalistas, las amas de casa, los que persiguen la dación en pago, los de anonimous, los intelectuales, los trabajadores del metal, los informáticos, los matriceros, los ESTUDIANTES, los MÉDICOS, los PROFESORES, todos los que no somos ciegos a lo que nos están haciendo, estábamos Aurora y yo.

Y no nos creemos para nada la versión de los hecho que nos han dado. Ni que solo eramos 80.000 personas, por díos, esa cifra es ridícula.

La marea humana era de las que dan miedo!!!! Políticos traicioneros, no os creemos, vuestras mentiras nos dan lástima porque el tiempo os pondrá en vuestro sitio.

Preso

Esta foto esta realizada en la cárcel de Ráfales en la comarca del Matarraña turolense. Un pueblo y una región que recomiendo efusivamente a todos los que no conozcan la zona. Pueblos como el mismo Ráfales, Valderobres, La Fresneda, Beceite o Calaceite son una verdadera delicia en todos los sentidos. Con un encanto rural más que destacable, una fuente de inspiración enorme para los aficionados a la fotografía. En este caso el motivo fotografiado es la pequeña cárcel que se encuentra en esta pequeña localidad y que forma parte la Ruta de las cárceles de Teruel. La cárcel es de libre acceso (mucho ojo porque si no te lo dicen ni te das cuenta de que abriendo la puerta puedes entrar sin más, nosotros entremos la segunda vez que pasemos por el lugar porque vimos a alguien entrar) y recrea perfectamente las condiciones inhumanas que debían tener los presos en este tipo de edificio. Además esta súper bien acondicionado con un sistema de audio el iluminación que da al lugar un realismo realmente aterrador. El preso, evidentemente, es un maniquí.

Pero hoy os quería hablar de otro preso en este caso real. Hace poco conocí la historia de Miguel Montes Neiro un hombre que lleva treinta y cuatro años en la cárcel sin haber cometido ningún delito de sangre. En estos tiempos que corren en que los más exquisitos cerdos con dinero se salen de rositas sin condena con delitos infinitamente más graves que el que cometió en origen este señor (se fugo del servicio militar) me parece increíble que alguien se pueda pasar tantos años en la cárcel por tan poco cosa.

Por eso os invito a todos los que leáis esto a que firméis para que sea indultado. No se me ocurre mejor manera de comenzar el año (bueno si, se me ocurre alguna más, pero en todas ellas necesitaría cerillas y bidones de gasolina y no quiero acabar haciendo compañía a Miguel, como veis empiezo caliente el 2012).

Un feliz año a todos si eso es posible. Os desearía como otros que el 2012 sea como mínimo como el 2011 pero eso sería lo mismo que desear que el año que justo empieza fuese una autentica mierda. Espero que el 2012 sea mejor que esto porque de lo contrario no se en que va a desembocar “tot de un plegat”.